¿Cómo estudiar este tema?

Para estudiar este tema lee atentamente estas ideas clave. Antes de proseguir con las tecnologías disponibles para el aprendizaje en redes, conviene comprender en qué basan las diferentes aproximaciones al aprendizaje en red y cómo se aplican al caso de las redes sociales:

  • En qué se distingue un entorno virtual de aprendizaje de uno personal.
  • Las diferentes teorías que fundamentan los métodos de aprendizaje en red.
  • Las nuevas formas de producir y distribuir contenidos de forma colaborativa.
  • Los métodos del aprendizaje en red y el aprendizaje colaborativo.

Entornos personales de aprendizaje

A lo largo de este curso se explica en profundidad en qué consiste un Entorno Virtual de Aprendizaje (Virtual Learning Environment, VLE) también llamado LMS (Learning Management System). Entonces, ¿qué es un Entorno Personal de Aprendizaje (Personal Learning Environment, PLE)? Es sencillo comprenderlo con un ejemplo.

Supongamos que en una universidad se instala un sistema VLE, es decir, una plataforma online de aprendizaje. En la plataforma se encuentran los materiales educativos que se emplean para las diferentes asignaturas, accesibles para alumnos y profesores. Los materiales están disponibles desde cualquier lugar, basta con conectarse a Internet. Los profesores pueden compartir materiales y los alumnos pueden comunicarse con ellos y con otros alumnos y formar grupos de trabajo. Los profesores envían los exámenes al sistema y los alumnos pueden presentarse a ellos de forma remota.

Virtual Learning Environment, VLE

Entornos personales de aprendizaje (II)

Los entornos virtuales de aprendizaje VLE ofrecen un conjunto de herramientas comunes, lo que puede hacer el proceso de comunicación de los materiales formativos más eficaz. Sin embargo, cada persona tiene una forma diferente de aprender. Dentro de un VLE, el estudiante está limitado a las herramientas que ofrece el sistema. Cuando se habla de PLE, se va un paso más allá.

Veamos cuál es el PLE del estudiante Juan. Para recoger datos para sus trabajos, Juan utiliza Wikipedia, la página del Instituto Nacional de Estadística y el diario El País. Cuando tiene que escribir documentos, emplea Word, PowerPoint y Visio. Para comunicarse con sus compañeros y profesores emplea Facebook, Yahoo Mail y MSN Messenger.

También está su entorno físico, el edificio de la universidad y su apartamento de estudiante. Varias personas le ayudan a estudiar: dos compañeros de clase, dos profesores, varias conferencias que ve en Youtube y los miembros de un foro online especializado. Por último, está la educación formal que Juan recibe de la universidad a través del VLE.

Entornos personales de aprendizaje (III)

Personal Learning Environment, PLE

El PLE de otra persona, Pedro, es probable que sea muy distinto, aunque compartan el mismo VLE. Pedro puede informarse a través del New York Times y utilizar Google Docs para escribir. También sigue los vídeos de un gurú de la economía que Juan no conoce, y su grupo de amigos es diferente.

 

Entornos personales de aprendizaje (IV)

¿A qué se puede llamar entonces un PLE?

Un entorno personal de aprendizaje (Personal Learning Environment, PLE) es un sistema o conjunto de sistemas que ayuda a los estudiantes a gestionar por sí mismos su propio aprendizaje.

La diferencia fundamental es que un VLE es un sistema centrado en la institución. Es el VLE de una universidad o el instituto. Sin embargo, el PLE está centrado en la persona. Es decir, el estudiante tiene el control del proceso de aprendizaje y decide cuáles son sus objetivos, qué contenidos utiliza y de qué forma los aprende, y cómo y con quién se comunica para que le ayude en el proceso de aprendizaje.

Un PLE puede estar compuesto de varios servicios y aplicaciones, sean programas de escritorio o aplicaciones web. Uno de los primeros sistemas PLE fue Colloquia, que apareció en 2000 y se definió como un sistema de aprendizaje P2P (peer to peer, entre iguales). En Colloquia el aprendizaje se basa en la conversación y las actividades, mostrando en todo momento información sobre las personas, las actividades y las tareas. Los profesores definen las actividades y asignan personas a esas actividades.

Un ejemplo de un PLE moderno es el desarrollado por la universidad de Aachen en Alemania, denominado PLEF. También hay un gestor de desarrollo personal patrocinado por la Unión Europea denominado TenCompetence, que proporciona el software necesario para su instalación en cualquier institución que lo necesite.

Conectivismo y constructivismo

Aprender¿Cómo aprendemos? ¿Cuál es la forma más eficaz de enseñar? Ninguna de estas preguntas tiene una respuesta clara, pero cada vez se conoce más sobre el funcionamiento del cerebro y la forma en que las personas adquieren conocimientos.

Para comprender mejor estos mecanismos conviene mirar cómo han evolucionado las teorías sobre la educación y cuáles tienen mayor influencia en el aprendizaje con redes sociales.

La educación actual nació con la Revolución Industrial. Al igual que la producción de objetos o materias primas, la educación producía personas educadas para representar un papel dentro del sistema productivo: el obrero, el operario especializado, el abogado, el contable. El sistema de enseñanza aplicaba un método uniforme y eficiente, como el de una cadena de montaje. Un profesor impartía clase a varios alumnos, que después estudiaban la materia por su cuenta y pasaban un examen de conocimientos.

Transcurrido un tiempo, se pudo comprobar que había claras discrepancias entre lo que se enseñaba y lo que se aprendía. Durante la primera mitad del XX, la teoría dominante era el conductismo (behaviorism) iniciado por Pavlov y más tarde defendido por B. F. Skinner. Según esta teoría el aprendizaje consiste en un cambio en el comportamiento a través del condicionamiento, que a su vez está determinado por el entorno y por la recompensa o castigo recibida. Se ilustra con el caso de los famosos perros de Pavlov, que aprendieron a salivar al oír una campanilla.

Conectivismo y constructivismo (II)

Condicionamiento según Pavlov.

Los conductistas pronto tuvieron críticos. La teoría cognitiva (Gestalt) propone que el aprendizaje depende de la memoria, por lo que el conocimiento previo determina la forma en la que se aprende. Según esta teoría, el individuo tiene mayor influencia en aprendizaje que el entorno. Uno de los conceptos más actuales es el de carga cognitiva, o la cantidad de nueva información que una persona es capaz de absorber durante el proceso de aprendizaje. Cuantos más conocimientos previos se posean, mayor será la facilidad para aprender. Cuanto menos se sepa, más trabajo cuesta aprender algo nuevo.

Conectivismo y constructivismo (III)

La más moderna de estas corrientes es el constructivismo. Según esta teoría, el aprendizaje es un proceso interno. La persona que aprende construye nuevas ideas o conceptos basándose en lo que ya sabe y en lo que experimenta. El aprendizaje es pues una tarea personal, y esta concepción ha llevado a varias teorías y variaciones, como el aprendizaje activo, el aprendizaje por descubrimiento y el aprendizaje basado en problemas. Con el constructivismo el profesor no es la fuente del conocimiento, sino un facilitador que orienta y anima a los estudiantes a que descubran nuevas ideas y construyan su conocimiento mediante experimentos y resolución de problemas reales.

A pesar de la aparente rivalidad entre algunos de sus defensores, estas teorías no son en general mutuamente excluyentes y ayudan a comprender los diferentes mecanismos por los cuales se produce el aprendizaje en las personas.

Sin embargo, el entorno del aprendizaje está cambiando a gran velocidad. Antes, los conocimientos adquiridos en la juventud eran suficientes para toda la vida. En la actualidad el conocimiento evoluciona y se convierte en obsoleto en pocos años. Además, la cantidad de conocimiento del mundo se duplica cada 18 meses según la ASTD (American Society of Training and Documentation). En este entorno surge la teoría del conectivismo.

Conectivismo y constructivismo (IV)

e-learningPara el conectivismo el conocimiento existe en el mundo real, no únicamente en la mente de la persona que aprende. Este conocimiento no es inmutable, sino que está en un constante cambio y evolución. El conocimiento se adquiere por medio de la experiencia, pero como no es posible experimentar todo, las otras personas se convierten en vehículos para aprender. Es decir, el aprendizaje se basa en el contacto con otras personas. Además, el acceso al conocimiento está intermediado por la tecnología. Por ese motivo se denomina al conectivismo la teoría del aprendizaje para la era digital

Según la teoría del conectivismo, aprender consiste en crear una red de conexiones entre nodos (datos, sensaciones, imágenes o personas). Estas conexiones pueden ser fuertes o débiles. Las organizaciones como empresas o instituciones son pues sistemas cognitivos, donde el conocimiento se encuentra distribuído entre personas y máquinas. Más allá de los tradicionales know-how y know-what, el conectivismo introduce el concepto de know-where, es decir, saber dónde encontrar un dato cuando se necesita

Los principios del conectivismo se resumen así:

  • El aprendizaje se basa en la diversidad de opiniones.
  • El aprendizaje es un proceso de conexiones entre nodos especializados.
  • El aprendizaje puede residir en máquinas.

Conectivismo y constructivismo (V)

  • La capacidad para saber es más importante que el saber.
  • Es necesario mantener y cuidar los contactos para seguir aprendiendo.
  • La capacidad de establecer conexiones entre campos, ideas y conceptos es esencial.
  • Todas las actividades conectivistas tienen como fin el conocimiento actualizado y preciso.
  • La toma de decisiones es en sí misma un proceso de aprendizaje.

 

 

Procomún: producción distribuida de conocimiento

¿De quién procede el conocimiento? ¿Únicamente de las elites, estudiosos y eruditos, o también de las personas comunes? La idea de que el conocimiento es democrático no es nueva. Por ejemplo, los naturalistas aficionados, con sus observaciones de los animales y las plantas, han dado grandes avances a la biología.

La imprenta supuso un gran avance para facilitar el acceso al conocimiento. La irrupción de Internet ha democratizado no solo el acceso al conocimiento, sino su producción. El periodista A.J. Liebling dijo “Freedom of the press is guaranteed only to those who own one”. Sin embargo, con una conexión a Internet cualquiera dispone hoy de una prensa. Cualquier persona con acceso a la red puede publicar un blog y verter sus opiniones o compartir sus conocimientos.

Esta facilidad para transmitir ideas ha llevado irremediablemente a la producción colaborativa y distribuida del conocimiento. El sistema operativo Linux, por ejemplo, está creado gracias al trabajo desinteresado de miles de programadores en todo el mundo. La enciclopedia online Wikipedia, creada en 2001, es fruto del trabajo de más de 91.000 colaboradores que han producido más de 17 millones de artículos. 

En esta situación el conocimiento deja de ser un bien escaso. En un mundo donde el conocimiento es abundante, renace el procomún, un concepto de propiedad alejado de la propiedad privada y la propiedad intelectual.

Procomún: producción distribuida de conocimiento (II)

El procomún o bien comunal (commons, en inglés) define aquellos recursos que no pertenecen a un individuo ni organización, sino a toda una comunidad. Tradicionalmente se referían a los pastos, ríos o bosques que disfrutaban y por tanto poseían todos los miembros de una comunidad.

También forma parte del procomún aquellos bienes culturales que han pasado al dominio público, como las obras de Shakespeare o las de Cervantes, y que por lo tanto pueden ser transmitidas y reproducidas sin necesidad de pagar derechos a ninguna entidad.

En la actualidad hay contenidos, como el software libre (de código abierto) o la propia Wikipedia, que se producen con la intención de ser compartidos, evitando así que nadie se los apropie. Se habla entonces de contenido abierto (Open Content), que describe cualquier obra publicada bajo una licencia abierta, como OPL o Creative Commons, que permite su copia.

El que un contenido o un programa sea libre o abierto no quiere decir necesariamente que sea gratis, aunque en muchos casos sí lo es. Richard Stallman, el padre de la licencia GNU para software libre en la que se basa Linux, lo explica con claridad con la frase “free as in free speech, not as in free beer” (libre como en libertad de expresión, no gratis como en cerveza gratis).

Procomún: producción distribuida de conocimiento (III)

Tipos de licencias Creative Commons (CC)

Los contenidos abiertos están regulados por licencias, con la misma validez legal que el Copyright. La más extendida es Creative Commons (CC). Se trata de una organización sin ánimo de lucro fundada por el abogado Lawrece Lessig. La licencia CC se basa en “algunos derechos reservados” frente a “todos los derechos reservados” del Copyright. Una licencia CC permite a los autores especificar cómo se puede usar su obra. Los permisos disponibles son:

  • Attribution: se puede compartir siempre que se atribuya la obra a su autor original.
  • Share alike: se puede compartir en su estado original, sin modificar.
  • No Derivatives: se puede compartir, pero no se pueden crear obras derivadas.
  • Non-Commercial: se puede compartir, pero no se puede vender.

Procomún: producción distribuida de conocimiento (IV)

En la actualidad, gran cantidad de obras musicales, novelas, ensayos, noticias de actualidad y materiales educativos se publican bajo alguna de las licencias Creative Commons.

La riqueza de las redes y los contenidos educativos abiertos

La riqueza de las redes (The Wealth of Networks) es un proyecto basado en el libro de Yochai Benkler The Wealth of Networks: How Social Production Transforms Markets and Freedom. El libro se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons Attribution, Noncommercial Sharealike. Es decir, no se puede comercializar y se puede transmitir en su forma original atribuyéndolo al autor.

El propio libro es un sistema Wiki, similar al de Wikipedia, donde se pueden editar los contenidos para ampliarlos, corregirlos o traducirlos a otros idiomas. El libro trata, como no podría ser de otra forma, de la creación mediante la colaboración.

Se trata de un ejemplo claro de cómo los contenidos pueden compartirse y distribuirse de forma abierta para la investigación o la enseñanza. Dentro del marco del contenido abierto es posible encontrar una gran cantidad de contenido educativo. Estos son algunos de los ejemplos más destacados:

  • OpenCourseWare Consortium: consorcio dedicado a la publicación de contenidos de licencia abierta de las mejores universidades del mundo.
  • MIT OpenCourseWare: el prestigioso Massachussets Institute of Technology ofrece de forma abierta y gratuita los materiales de 1.800 asignaturas.
  • Connexions: un gigantesco repositorio de materiales educativos de todo el mundo.
  • OpenLearn: repositorio de materiales educativos de The Open University en el Reino Unido.

Aprendizaje en red y aprendizaje colaborativo

El aprendizaje en red es aquel que se produce a través de los contactos con otras personas y con la información. El aprendizaje es el resultado de la comunicación. El concepto fue propuesto por Ivan Illich en 1971 y está muy relacionado con el conectivismo, pero cobra un sentido pleno con la aparición y extensión de Internet.

Aprendizaje en redEl aprendizaje en red puede emplearse en entornos formales de educación, como la universidad, o en entornos informales en los que los participantes mantienen una red de aprendizaje entre ellos para apoyarse en su formación. Un ejemplo de esto último es Coaching Ourselves, una red de empresarios y profesionales que intercambian información para instruirse sobre gestión de empresas, y que ellos ofrecen como alternativa a un programa MBA (Master in Business Administration) tradicional.

El aprendizaje colaborativo está muy relacionado con el aprendizaje en red. Se produce cuando varias personas aprenden algo juntas. El conocimiento surge de la interacción entre las personas que comparten experiencias y que, enfrentados a un problema, adoptan diferentes papeles y tareas.

Aprendizaje en red y aprendizaje colaborativo (II)

De este modo el aprendizaje colaborativo se opone al aprendizaje competitivo, en el que solo puede haber un ganador. En el aprendizaje colaborativo los alumnos participan en una tarea común, y el éxito depende de la participación de todos ellos. Tiene relación con el aprendizaje basado en problemas (Problem Based Learning, PBL) y el aprendizaje activo, ya que muchos de los métodos empleados consisten en enfrentarse en grupo a la resolución de problemas reales. El aprendizaje colaborativo redefine la posición del profesor, que pasa a ser un participante más dentro del grupo. El aprendizaje colaborativo se emplea en actividades como la escritura colaborativa, proyectos en equipo, debates o grupos de estudio.

Cuando se emplean las nuevas tecnologías para facilitar este método de aprendizaje, se habla de Computer-Supported Collaborative Learning. Existen en la actualidad multitud de herramientas que permiten la colaboración a través de Internet. El ejemplo más claro es el de la escritura colaborativa. Empleando un sistema multiusuario, como el software de Wikipedia o Google Docs, es posible que varias personas colaboren en el mismo documento. El sistema se encarga de almacenar todas las versiones y correcciones añadidas.

Otras herramientas que facilitan la colaboración son las pizarras compartidas. Existen aplicaciones gratuitas a través de Internet, como Scriblink o Dabbleboard que permiten que varias personas escriban o dibujen en pantalla.

Aprendizaje en red y aprendizaje colaborativo (III)

La comunicación entre varias personas que participan en un proyecto común también se puede resolver mediante sistemas de videoconferencia como Skype. Incluso se han empleado mundos virtuales como Second Life para organizar debates o cursos. Por último, sistemas de almacenamiento compartido como Dropbox o Skydrive permiten compartir archivos.

El modelo más representativo del aprendizaje en red se denomina MOOC (Massive Open Online Coorse, pronunciado [muuk]). Un MOOC se parece más a un grupo de Facebook que a un curso online, donde la participación y la conversación entre las personas es lo que realmente crea el contenido y el conocimiento.

En un MOOC no hay exámenes, ni un calendario. El facilitador (institución o persona que lo organiza) propone tareas, y los participantes responden enviando sus colaboraciones y publicándolas. Un MOOC está distribuido, por lo que el curso se desarrolla en varios sistemas de publicación de texto, imágenes o vídeo, blogs y redes sociales. La intención principal es establecer una red de personas y aprender con ellas y de ellas.

Entre las tareas de los participantes en un MOOC están las lecturas de los documentos o páginas recomendados, participar en los debates, comentarios y clases online, publicar sus propios trabajos o resultados de las propuestas del curso y responder los mensajes de otros participantes.